25 abril 2017 Análisis, Estrategia, PC

dawnofwar3

Relic es uno de esos estudios a los que les gusta experimentar con su obra. Con el primer Dawn of War, lograron sorprender a todos los aficionados a Warhammer 40.000 al plasmar este universo de forma realista y ofreciendo un título de gran calidad. La segunda entrega exploró otras facetas, centrándose más en una experiencia más cercana al RPG, dejando de lado la “gran estrategia”.

Ahora con Dawn of War 3, Relic ha intentado ofrecer una experiencia de juego que une conceptos de las dos entregas anteriores. Una creación que recupera los orígenes de la saga para regocijo de muchos aficionados, aunque ha incorporado algunas ideas bien ejecutadas de lo que pudo verse en Dawn of War 2. De esta forma, el universo de Warhammer 40.000 regresa para ofrecer de nuevo a los usuarios PC la confrontación por la supremacía galáctica. A continuación analizamos Dawn of War 3.

dow

Apartado técnico

Dawn of War 3 es un fiel reflejo del wargame

Dawn of War nunca ha sido una saga especialmente puntera a nivel gráfico, pero esta tercera entrega tampoco ofrece un salto respecto a lo que se puede ver dentro del género de la estrategia. A nivel visual estamos ante un título atractivo en el que se ha optado por utilizar una paleta de colores un tanto apagada que encaja bien con el de la estética del universo de Warhammer 40.000. En cualquier caso, y pese a no ser un título puntero, nos encontramos ante un juego que luce bastante bien en pantalla.

En lo que se refiere al estilo artístico, Dawn of War 3 es un fiel reflejo del wargame creado por Games Workshop. Un título que hará las delicias de los aficionados del juego de miniaturas, ya que Relic ha recreado estas unidades a la perfección, respetando la estética y su estilo visual. Lo mismo ocurre con los escenarios, que reflejan la estética gótica y recargada de Warhammer 40.000, que pese a no ser lo que se dice bella, sí que resulta contundente y con una personalidad fuertemente marcada.

Una de las virtudes de Dawn of War 3 es que es un título que cuenta con un buen rendimiento. El juego permite al jugador configurar bastante las opciones gráficas para adaptar y por lo tanto poder obtener una mejor experiencia de juego. Como señalamos, hay muchas opciones y cabe señalar que incluso con opciones gráficas bajas, Dawn of War 3 no luce especialmente mal. También hay que destacar que el rendimiento es estable incluso con un gran número de unidades en pantalla, algo imprescindible para un título con un componente multijugador tan fuerte como este.

dow1

Jugabilidad

Esta entrega nos presenta un “triunvirato de razas”

Como ya hemos mencionado anteriormente, Dawn of War 3 es un regreso a los orígenes en muchos sentidos, aunque incorporando a la formula algunas novedades interesantes. En este sentido, la gestión de nuestra base vuelve a ser un pilar fundamental a la hora de plantear nuestra estrategia, siendo necesario construir infraestructuras y tropas para mantener nuestros planes para vender a los rivales.

Para esta tercera entrega, Relic nos presenta un “triunvirato” de razas: marines espaciales, orkos y eldar. Como podéis imaginar, cada una de ellas tiene una serie de características que las hace únicas y que plantean al jugador distintas formas de afrontar las partidas. Por ejemplo, las unidades de marines espaciales son versátiles y resistentes, ofreciendo un termino medio entre efectividad y coste. Los orkos por ejemplo son más numerosos, pero más frágiles. Los eldar son rápidos y versátiles, capaces de efectuar ataques relámpago.

En líneas generales, cada raza mantiene una estructura similar compuesta por una serie de tropas básicas y otras consideradas de élite. La tropa “básica” es el núcleo del ejercito y desempeña múltiples funciones desde las tropas de línea usadas como grueso, a otras más específicas como las de asalto o el apoyo pesado, que se convierten en elementos más especializados según el tipo de enfrentamiento que tengamos.

dow2

Cada raza ofrece una estructura de tropas similar, pero bien diferenciada

En lo que se refiere a las “élites”, se trata de tropas especiales que tienen algún tipo de impacto importante en el campo de batalla. Además de contar con habilidades especiales, mayor vida y más daño, este tipo de unidades se eligen antes de empezar la partida y son desplegadas invirtiendo un tipo de recurso especial para tal fin. Se trata de un elemento muy poderoso y con un valor táctico excepcional capaz de decidir una el curso de una batalla en Dawn of War 3.

Por lo demás, estamos ante un título en el que es imprescindible la “macro” gestión como la “micro”. Capturar puntos de recursos a lo largo del mapa es vital y es constituye uno de los principales marcos de conflicto en las partidas de Dawn of War 3. Estos puntos proporcionan recursos con los que construir nuestro ejercito, por lo que es especialmente útil disponer de ellos.

Pero controlar el territorio o muchas tropas no nos hace ganar necesariamente, ya que la gestión de nuestras unidades a nivel casi individual tiene un impacto determinante. Casi todas las tropas pueden mejorarse y adquirir nuevas armas que los especializan en funciones determinadas. Algunas de ellas deben utilizarse de forma activa por el jugador, como las granadas, por lo que es necesario estar atentos para poder exprimir al máximo a nuestras tropas en Dawn of War 3.

dow3

Los caballeros sustituyen a las unidades legendarias

A todo lo anterior hay que señalar el papel destacado que tienen los héroes en Dawn of War 3. Estos campeones cuentan con habilidades especiales que los hacen muy efectivos en el campo de batalla y su correcto uso puede ser determinante. En caso de que mueran no supone el fin del mundo, ya que siempre podemos volver a desplegarlos en el campo de batalla pasado un tiempo prudencial. Esto hace que tengamos que usarlos de forma sensata y no inmolarlos a lo loco.

En lo que se refiere a los “caballeros”, estos vienen a sustituir de algún modo a las unidades legendarias del primer Dawn of War. Estas construcciones son capaces de desplegar una potencia de fuego devastadora, pero no son tropas que puedan ganar una partida por si solas, por lo que necesitan la ayuda del resto de nuestro ejercito. Bien utilizadas, son capaces de decantar la partida a nuestro favor. Además, son unas de las unidades más espectaculares que pueden desplegarse en el campo de batalla de Dawn of War 3.

Uno de los aspectos más polémicos de esta entrega es la desaparición del sistema de coberturas. A pesar de que sigue existiendo, se ha simplificado y reducido, limitándose a algunas áreas en las que nuestras topas pueden fortificarse, desviando los impactos de los proyectiles enemigos. La diferencia entre altura ya no es un obstáculo, aunque sí hay momentos en los que estar en una posición elevada da algo de ventaja, al cubrirla con la “niebla de guerra” y que facilita las emboscadas.

dow4

El equilibrio entre razas parece acertado

Dawn of War 3 ofrece un modo campaña interesante, con una historia un poco trillada, pero que deja con un buen sabor de boca al jugador. Los desafíos que presenta están entretenidos y algunas misiones ponen en aprietos al jugador sin abrumarlo de manera innecesaria. En este sentido, Relic ha conseguido con Dawn of War 3 un equilibrio bastante acertado, aunque quizá se hayan pasado de frenada con la duración de estos escenarios, ya que gran parte de ellos puede llevarnos cerca de una hora el completarlos.

Respecto al modo multijugador, Relic ha querido introducir una vuelta de tuerca a esta tercera entrega. Muchos lo han comparado con un MOBA, y aunque es cierto que hay similitudes, son más las diferencias. Los escenarios multijugador nos invitan a destruir una serie de “escudos” que protegen unas torres defensivas que salvaguardian la base de nuestro enemigo. El formato es similar visto desde fuera, pero una vez dentro funciona y tiene su punto de originalidad.

De hecho, tendremos que desplazarnos por el campo de batalla para hacernos con los puntos de recursos y poder hostigar a nuestros rivales y así poder derribar estos escudos y hacernos con la victoria final. Dawn of War 3 ofrece un multijugador muy exigente que es difícil de dominar, pero muy divertido.

dow5

A medida que progresamos en Dawn of War 3, ya sea completando partidas o subiendo de nivel a las tropas de élite o personaje obtenemos “cráneos” que nos permiten desbloquear distintos elementos y habilidades. Es un formato que ya hemos visto en otros juegos de Relic y que incentiva a seguir jugando en busca de obtener esas mejoras o habilidades que se adapten a nuestro estilo de juego.

Por último, Dawn of War 3 vuelve a hacer gala del denominado como “pinta ejércitos” que nos permite personalizar nuestras tropas libremente para que representen a facciones específicas del universo de Warhammer 40.000 o simplemente ponerlas a nuestro gusto. Un incentivo que sin duda los jugadores del wargame agradecerán.

dow6

Apartado sonoro

Dawn of War 3 cuenta con un contundente apartado sonoro que está reforzado por un apartado musical sencillo pero que resulta muy efectista. Estas piezas de corte épico son ideales para recrear la sensación de conflicto al que se le incorporan ciertos efectos para generar ese toque recargado de Warhammer 40.000. Los efectos sonoros están muy bien logrados, y contribuyen de forma efectiva a reforzar la experiencia de juego. En cuanto a las voces, están en inglés pero en líneas generales, salvo alguna excepción, han sido elegidas con bastante acierto.

Conclusión

Dawn of War 3 es un título que evoca los orígenes de la saga al mismo tiempo que busca su propio camino. La campaña ofrece una buena experiencia de juego y el multijugador redondea la propuesta. El núcleo jugable es sólido y aparentemente bien equilibrado, aunque este es un aspecto que siempre es complejo de dilucidar sin contar con un marco temporal.

Las posibles dudas respecto a la inspiración MOBA de Dawn of War 3 pueden ser desterradas con bastante facilidad, ya que el resultado final es bastante original y aporta un punto interesante al desarrollo de este RTS. Quizá el aspecto más negativo sea que se trata de una modalidad bastante exigente a la que a muchos jugadores les costará adentrarse en ella.

Sin embargo, quizá la mayor mayor virtud de Dawn of War 3 sea traer de nuevo el universo de Warhammer 40.000 al mundo del videojuego por la puerta grande. Estamos ante un título ambicioso, fiel a su espíritu y con un gran potencial. Eso sí, quizá solo tres razas se queden un tanto cortas teniendo en cuenta la variedad de este universo creador por Games Workshop. Dicen que en el cuadragésimo primer milenio solo hay guerra, y Dawn of War 3 nos vuelve a meter de lleno en el conflicto.

Warhammer 40:000 Dawn of War 3 está disponible desde el 27 de abril de 2017 para PC (49,90 euros)

Equipo de Pruebas

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *