31 marzo 2017 Acción, Análisis, PC, Xbox One

deadrising4

A pesar de que los años no pasan en balde, el mítico periodista Frank West vuelve a colgarse la cámara para desvelar una vez más las conspiraciones que se ocultan tras un nuevo estallido zombi. Capcom vuelve a recurrir a su viejo protagonista para protagonizar Dead Rising 4, un título que hace uso del factor nostalgia y con el que se ha intentado conciliar a los seguidores de las primeras entregas de la saga con los últimos lanzamientos más modernos.

Y es que Capcom vuelve a optar por la fórmula mágica de Dead Rising en la que se mezclan las hordas de muertos vivientes con la acción disparatada. Una combinación que otros han intentado explotar aunque con unos resultados mucho más pobres, aunque ciertamente comienza a resultar un tanto caduca. En este sentido, resulta una entrega muy conservadora pese a los pequeños cambios introducidos. Todos estos aspectos los detallamos a continuación en nuestro análisis de Dead Rising 4 para PC. Para la versión de Xbox One no dejéis de consultar su correspondiente análisis.

deadrising

Apartado técnico

Dead Rising 4 hace gala de un apartado técnico relativamente discreto aunque resulta efectivo visualmente. Esto se traduce en escenarios creíbles y con un nivel de detalle medio, aunque no lo suficiente para los ojos más críticos. En este sentido, los zombis son los peor parados, ya que su aspecto es clónico y su acabado es bastante pobre, quizá causado por el reintroducido estilo “cartoon” en ellos. Es cierto que el número de muertos vivientes en pantalla es abrumador, pero no lo es menos que en la anterior entrega de la saga y el aspecto de los zombis no resultaba tan chocante.

El número de zombis en pantalla sigue siendo muy alto

Lo que sí es cierto es que el juego ofrece un rendimiento bastante bueno y que el número de zombis en pantalla es considerablemente alto. Ambos factores contribuyen a crear una atmósfera bastante opresiva sin comprometer la jugabilidad, lo que resulta muy adecuado para un título de estas características. A nivel de efectos visuales, Capcom ha realizado un buen trabajo con Dead Rising 4, algo que se nota especialmente en aquellos que son originados por las alocadas combinaciones de armas.

Sin embargo, Dead Rising 4 padece de ciertos problemas a nivel técnico. A medida que uno juega no es sorprendente observar como algunos muertos vivientes atraviesan objetos o se quedan incrustados en las paredes. Algunas físicas no se comportan como deberían, dando resultado a situaciones absurdas como golpear un coche y que este salga volando por los aires. Todo ello con algunos problemas puntuales de clipping que el apartado técnico desluzca bastante.

Además, hay ciertos bugs presentes en Dead Rising 4 que impiden que algunas misiones y objetivos secundarios no puedan completarse de forma satisfactoria. Esto parece que es un hecho aislado y poco frecuente, pero sí es conveniente saber que puede llegar a ocurrir.

deadrising2

Jugabilidad

Como señalábamos al principio, Dead Rising 4 vuelve a hacer gala de la misma propuesta de siempre: zombis y acción descerebrada. No hay mucho más y parece que Capcom no está dispuesta a llevar mucho más adelante el formato de juego de la saga, aunque quizá sea el momento de hacerlo. En este sentido, y sin la presión del cronómetro del original, Dead Rising 4 es un título en el que matar zombis mientras cumplimos con los requisitos de nuestra misión y poco más.

La sensación de desafío no está bien conseguida y en ocasiones resultad muy fácil

Y es que la sensación de desafío no está bien conseguida salvo que optemos por los niveles de dificultad más elevados. A medida que avanzamos en Dead Rising 4 es imposible no tener la sensación de que lo estamos haciendo por rutina, y aunque es entretenido, no es algo que logre cautivar al jugador. El resto de elementos sandbox de este título tampoco ayudan demasiado, ya que resultan típicos y poco inspirados.

Sí, crear armas alocadas sigue teniendo cierto atractivo aunque parece que disminuye con cada entrega. Tampoco la elección de Frank West como protagonista de Dead Rising 4 y el retorno a Willamette consiguen el efecto deseado, más allá de convertirse en un reclamo para los jugadores veteranos. La trama del juego no está mal, pero esto es Dead Rising y quien esté buscando una trama profunda y llena de giros argumentales se ha equivocado de título. Lo que no quita que Capcom podía haber sido más ambicioso en este aspecto.

Como destacábamos, en Dead Rising 4 encontramos un modelo “sandbox” en el que podemos encontrar multitud de coleccionables con los que obtener más información sobre la trama y ganar experiencia y chatarra para desbloquear objetos y otros elementos. A medida que completamos estas tareas secundarias ganamos experiencia con la que podemos mejorar las habilidades del viejo Frank West y de esta forma sobrevivir al apocalipsis zombi de forma más efectiva.

deadrising1

Frank Est aporta su cámara de fotos a la fórmula de Dead Rising

Pero lo que sí aporta Frank West es la incorporación de la cámara de fotos como un elemento para añadir algo más de profundidad a la jugabilidad. Esta herramienta nos permite realizar investigaciones y obtener pistas sobre lugares ocultos o acceder a los rincones menos iluminados. Como curiosidad, también se puede usar para hacer el ganso por la ciudad y hacernos “selfies” con los zombis y otras amenazas. Es una herramienta interesante y con potencial, aunque quizá no explota del todo su potencial.

Otra de las novedades de Dead Rising 4 son los “exotrajes”, una especie de armaduras que potencian nuestra fuerza y permiten a nuestro avatar elevar el nivel de la matanza de zombis a uno pantagruélico. Estas armaduras se obtienen resolviendo algunas misiones secundarias y aunque su poder es devastador, no duran mucho tiempo y están bastante limitadas. Como añadido está bien, pero más allá de matar por matar no tienen una trascendencia mucho mayor.

Completar los 7 casos de Dead Rising 4 nos llevará alrededor de unas 10 horas, una cifra que puede aumentar de forma notable si nos dedicamos a coleccionar todos los
objetos dispersos por la ciudad de Willamette. Sin embargo, la incorporación del modo multijugador puede contribuir a elevar aún más la duración de este título.

El multijugador se transforma en el verdadero heredero de la saga

En este modo hasta 4 jugadores pueden colaborar para investigar 4 casos distintos que para llevar a buen término hay que superar una serie de pruebas. Aunque resulte paradójico, es este formato el que ofrece un sabor de juego más clásico y desafiante, lo que lo convierte casi en el verdadero heredero de Dead Rising. A pesar de todo, no hay mucha variedad y puede resultar bastante escaso para aquellos que se sumerjan de lleno en él.

deadrising3

Apartado sonoro

Dead Rising 4 cuenta con una banda sonora discreta pero adecuada. No hay grandes pistas musicales, pero sí las suficientes para que el juego no resulte repetitivo y además se justifican bien en el marco de la historia. En lo que se refiere a los efectos sonoros, estos cumplen y resultan efectivos y creíbles. En lo que se refiere a las voces, en esta ocasión nos encontramos con el juego únicamente doblado al inglés, aunque con subtítulos en español. La elección de las voces es buena y la interpretación de los personajes notable.

Conclusión

A pesar de que no estamos ante un mal título, sí podemos afirmar que Dead Rising 4 es un paso más en la decadencia de la saga. Todo en él funciona y es moderadamente entretenido, pero es evidente que le falta algo. Los elementos sandbox no terminan de aportar nada novedoso y únicamente muestran lo fácil de ofrecer en un mundo abierto. En lo que se refiere a las novedades, también resultan escasas y salvo el multijugador, son poco emocionantes.

Por otro lado, Dead Rising 4 presenta algunos problemas a nivel técnico que emborronan el resultado final. Es cierto que en un título de estas características es difícil cubrir todos esos aspectos, pero sí es cierto también que en ocasiones se notan de forma demasiado clara. Pero si hay algo que destacar en favor de Dead Rising 4 es que a pesar de los zombis desplegados en pantalla los FPS son estables, algo completamente necesario en un juego como este.

Más allá de estas cuestiones, para aquellos que se acerquen por primera vez a la saga Dead Rising no es un mal título. A los veteranos quizá les sepa a poco, y el retorno de Frank West poco aprovechado. Lo que sí es cierto es que la fórmula de Capcom todavía funciona y si uno se descuida se deja llevar por ella y pronto se ve envuelto en plena carnicería de zombis, vestido de gnomo o con cualquier estrambótico disfraz. Y eso es algo que pocos títulos son capaces de conseguir.

Dead Rising 4 está disponible desde el 14 de marzo de 2017 para PC (44,90 euros) y Xbox One (39,90 euros).

Equipo de Pruebas

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *