27 marzo 2017 Acción, Análisis, PS4, RPG

Nioh_20170218012849

El éxito de Demon’s/Dark Souls culminó en la estandarización de un nuevo subgénero en el campo de los action-RPG. Productos que se inspiran en las mecánicas básicas de los juegos de From Software y añaden sus propias reglas a ese universo de títulos altamente desafiantes. Nioh es la apuesta del Team Ninja de Koei Tecmo dentro de esa corriente de juego.

Nioh vivió un desarrollo turbulento en el que ha pasado por diferentes géneros hasta adaptarse al action-RPG, un ecosistema en el que se mueve perfectamente y en el que tiene mucho que decir. El cimiento es el de los Souls, pero tiene mucho de Ninja Gaiden y mecánicas propias que harán las delicias de los seguidores de este tipo de juegos.

Ante todo Nioh devuelve el brillo al Team Ninja con una producción con mucho contenido, desbordante de personalidad y con calidad. Bienvenidos al mundo de los samurái y los Yokai del Japón feudal de Nioh.

Apartado técnico

El semblante técnico y jugable de Nioh se ha podido degustar a través de la alpha y las betas liberadas durante su desarrollo. Estamos ante un juego que prioriza el rendimiento al acabado técnico, aunque dentro de esa máxima se permite elegir al jugador entre un mejor acabado y una tasa de frames estable, pero más baja (a 30fps) o liberar al sistema para ejecutar Nioh con una mayor tasa de frames a costa de sacrificar el acabado visual.

De seguir la primera opción, el juego permite visualizarse a 1080p y bloquea su frame rate a 30fps. Servidor ha disfrutado de la experiencia utilizando esta configuración preferentemente y salvo un punto muy concreto, la estabilidad está totalmente asegurada durante toda la aventura. La otra opción permite jugar a Nioh con un frame rate cercano a 60fps con variaciones. El punto óptimo de rendimiento depende de vuestras prioridades, pero de una u otra forma el juego se ejecuta con mucha solvencia.

Nioh_20170222230433

El acabado técnico de Nioh es sencillo y no es ningún estandarte gráfico, ni falta que le hace. La ambientación es brillante y algunos efectos gráficos de partículas o volumetría decoran con personalidad una construcción sencilla de elementos, pero resultona. Las animaciones de William son mejorables y recuerdan a juegos de la pasada generación, aunque creo que no vais a tener demasiado tiempo para observar ese tipo de detalles en un juego tan letal que condena cualquier tipo de distracción. Las texturas siguen ese patrón de claro-oscuros con pieles a gran nivel en algunos escenarios y más discretas en otros.

Lo mejor es que estamos ante un juego bien optimizado y con pocos bugs, aunque los tiene, donde se agradece y mucho lo rápido que carga el nivel para continuar la partida una vez que hemos muerto, algo que en Nioh ocurrirá con muchísima frecuencia.

No presenta los mejores gráficos, pero el rendimiento está a gran nivel y el apartado artístico en líneas generales es muy atractivo.

Nioh_20170226012356

Jugabilidad

No voy a andarme con rodeos en este apartado: Nioh no es una vulgar copia de Dark Souls y derivados, en realidad estamos ante un Ninja Gaiden en términos de progresión por los escenarios y sistema de combate construido sobre dinámicas de los action-RPG de From Software. En las primeras pruebas su apuesta de juego se alejaba más de los títulos de Miyazaki y se acercó a través del paso del tiempo por los cambios que el equipo introdujo en su jugabilidad.

La relación de Nioh con los Souls se encuentra en su sistema de juego desafiante (algo que ya tenían los dos primeros Ninja Gaiden) y en las mecánicas inherentes de juego. Es decir, acumular experiencia venciendo enemigos en forma de Armita, un concepto que sustituye a las almas, pero que en la práctica funciona igual como moneda de cambio para subir de nivel. Al morir, la Armita se quedará en el punto donde perdimos la vida esperando para ser recuperada. Si volvemos a palmar antes de llegar a esa tumba de Armita, perderemos lo que habíamos acumulado. El resto de premisas básicas se mantienen, pero se añaden muchas capas a esa fórmula que alejan a Nioh de lo propuesto por From Software.

Nioh_20170301002758

En una historia de samuráis no puede faltar la mitología con las diferentes deidades y espíritus del folklore japonés. Estas deidades se conectan directamente con nuestro personaje. Al vencer a nuestros enemigos y capturar su Armita, se llenará el indicador de nuestro espíritu guardián, una deidad que nos acompañará y que podremos utilizar cuando las cosas se pongan feas. Al llenarse el medidor del espíritu guardián podremos utilizar la denominada “arma viva” durante un tiempo finito. Esta “arma viva” nos permitirá poseer habilidades potenciadas para nuestro personaje durante un tiempo en el que seremos inmunes al ataque de los enemigos. A nuestra disposición tendremos una gran variedad de espíritus guardianes que se irán desbloqueando a lo largo de la aventura y cada una de estas deidades poseerá unas características distintivas. Este punto añade dinamismo a las batallas y su uso está muy equilibrado, porque es un recurso limitado.

Imaginad las posibilidades de combate de Ninja Gaiden con mecánicas de los Souls, en esencia eso es Nioh
Para cambiar el espíritu guardián deberemos utilizar los santuarios, las hogueras en los Souls. En estos oasis podremos guardar nuestro progreso, subir de nivel, preparar habilidades, realizar ofrendas y hacer uso de las funciones online principalmente. Estos santuarios conectan directamente con el increíble sistema de combate de Nioh, sin duda el mejor del género por posibilidades y ejecución.

El sistema de combate de Nioh se sustenta en la mecánica del Ki, una especie de stamina. Al realizar un golpe, reduciremos nuestro Ki o resistencia, pero podremos recuperar parte de este Ki al asestar un golpe o un combo si pulsamos un botón en un momento concreto. A esta recuperación de Ki se le llama pulso de Ki y es un parámetro muy útil. Podremos ganar batallas con un buen uso de este sistema porque podremos conectar más golpes, pero también debe medirse su uso en función del contrario que tengamos delante. Rellenar el Ki consume un tiempo precioso que a veces nos puede costar muy caro contra determinados enemigos. En ocasiones será más óptimo evadir y recuperar el Ki de forma natural que realizar el pulso de Ki. Estudiad bien el combate con la estrategia a seguir.

Nioh_20170303232155

William podrá utilizar cinco tipos de armas blancas: espadas, espadas dobles, hachas (y martillos), lanzas o kusarigamas. Cada arma puede utilizarse con tres posiciones diferentes: media, alta o baja. Cada posición desarrollará un tipo de ataques, con una fuerza concreta, con una velocidad determinada de golpeo y un consumo de Ki adherido. Dentro de cada posición podemos utilizar golpes normales o fuertes. Ahora combinad todos esos parámetros y añadid un cambio rápido de arma, de posición y la incorporación de armas de distancia (armas de fuego y arcos). La utilización de un tipo u otro de arma y de una u otra posición puede modificarse de inmediato, incluso dentro de un combo para el cambio de postura.

Por si fuera poco, se incluye un sistema de puntos que os permitirá mejorar vuestras habilidades activas y pasivas con los diferentes tipos de armas. Podréis desbloquear nuevos combos o habilidades concretas. La profundidad del sistema de combate es superlativa y está muy lejos de lo que ofrecen otros juegos. No quiero detallar en exceso, pero os invito a estudiar la postura del enemigo y utilizarla a vuestro favor, porque como imagináis utilizar una postura tiene una serie de beneficios, pero también puntos negativos. La propuesta se redondea con un sistema de magia con su complejidad y evolución, y el Jutsu, técnicas ninja que podréis desbloquear con puntos de habilidad y que se prepararán en los santuarios.

Nioh_20170304152455

El Team Ninja ha introducido en Nioh un sistema de loteo (o recogida de objetos) que recuerda al de juegos como Diablo. Caerá una cantidad ingente de objetos, de armas o piezas de armadura brutal. Esto permite que podamos renovar de forma habitual el inventario y este exceso de objetos también se vincula directamente con el santuario con la ofrenda de artículos. El equipo también es susceptible de mejorarse con el herrero, otra mecánica en sí misma que posee su ligera capa de complejidad –y de opciones-.

El paso por los niveles en Nioh recuerda mucho a lo visto en Ninja Gaiden con mapeados eminentemente lineales, nada que ver con lo intrincado de Dark Souls 1, 3 o Bloodborne. No llega a esas cotas, pero algunos niveles de Nioh tienen su miga. El juego es más asequible que los Souls en su paso por los escenarios por una cuestión que trataré a continuación (la limitación de enemigos produce que conozcamos bien sus patrones), pero los jefes son muy duros. No esperéis ningún regalo, al menos en mi caso, la mayoría me ha supuesto un desafío.

La limitación de presupuesto es evidente en la escasez de enemigos y escenarios
En Nioh no tendremos escenarios vastos conectados entre sí, sino que visitaremos diferentes zonas de Japón a través de un sistema de misiones. Al completar una de estas misiones se abrirán misiones secundarias que aprovecharán material de estas misiones principales (enemigos y mapeado) y que nos permitirá acumular Armita y conseguir recompensas exclusivas.

Nioh_20170304171533

Nioh atrapa tanto como sus congéneres y las horas se pasan volando con él, pero no es perfecto. Existe una carencia evidente de tipo de enemigos. Nos acostumbraremos a derrotar a los mismos tipos de contrarios desde las primeras horas de juego. Algo que puede desgastar al jugador, porque además las misiones secundarias también se llenarán con estos seres. En la parte final nos encontramos con una repetición de jefes finales de fase de otros niveles que creo que sobraba. No os costará mucho derrotarlos por el nivel de juego adquirido en ese punto, pero sinceramente creo que es un exceso innecesario. El diseño de algunos niveles y su variedad son algo ramplonas. Se nota que el presupuesto ha sido limitado y eso ha afectado a las áreas mencionadas. El desgaste también se puede sufrir con las misiones secundarias al desarrollarse en escenarios ya visitados y contra los enemigos que os conoceréis a la perfección, pero con todo os invito a realizar muchas de ellas porque esconden enfrentamientos muy bien dibujados y algunos jefes finales que merece la pena intentar vencer.

Continúo comentando que algunos objetos ofrecen una ventaja algo “excesiva”. No consigue romper el equilibrio de juego, pero quizá dan más beneficio al jugador del necesario. El sistema de juego online es muy básico y con compañeros no llega a encajar del todo. No rompe el esquema, pero se ha quedado en la superficie.

Nioh_20170311094342

Con sus errores estamos ante un juego inmenso en opciones, con enfrentamientos de altísimo nivel, con una vasta cantidad de contenido y con un endgame muy bien orientado y que os invitará a perfeccionar vuestro personaje. Por si fuera poco, la historia acompaña y esconde una sorpresa muy agradable después de los créditos.

Sonido

Parte de la personalidad tan marcada que posee Nioh se genera a través del sonido. Normalmente, se suelen doblar estas producciones y se homogeniza en un único idioma. En Nioh no se han hecho concesiones, y salvo William y algunos otros personajes que hablan inglés, el resto se expresa en su idioma materno: el japonés. Este hecho mejora la inmersión que es capaz de producir el producto en ese entorno tan casero del Japón feudal. Eso sí, todas las conversaciones se pueden seguir fácilmente a través de subtítulos en castellano (o en el idioma de salida por el que se opte).

Nioh_20170317002547

Las melodías cuentan con algunas piezas de gran épica y que dibujan perfectamente el momento a jugar, otras se reiteran en exceso. Con todo el nivel es alto y nos sacarán una sonrisa por recordarnos a películas antiguas de samuráis o del género. Sobre los efectos de sonido poco que matizar salvo que ilustran perfectamente el mundo de Nioh.

Conclusión

Nioh es una salvajada de juego. El Team Ninja ha sido capaz de recuperar las bondades de Ninja Gaiden y le ha añadido las dinámicas de los Souls para conseguir una fusión perfecta de juego.

Es cierto que la variedad de enemigos es escasa para la fórmula de juego propuesta y la longitud del mismo, que los escenarios podían ser mejores en variedad y diseño, o que incluso las misiones secundarias reiteran en exceso, pero estamos ante un producto con puntos innovadores dentro de su subgénero, con personalidad y con un sistema de combate que es de lo mejor que se ha podido jugar nunca.

Nioh_20170325094136

Disfrutad de esta leyenda de samuráis y demonios en el Japón feudal porque vale mucho la pena perderse en este infierno de elevada dificultad. Recomendado.

Nioh ya a la venta en PS4 por 59,90€.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *