14 septiembre 2016 Análisis, MMORPG, PC

legion

Que World of Warcraft se reinvente y ofrezca algo diametralmente opuesto a lo que ha venido ofreciendo a sus jugadores durante los últimos años, es algo prácticamente imposible e inviable. La trayectoria de este título está absolutamente consolidada y los cambios que se producen son siempre estudiados con detenimiento e introducidos con sus expansiones. Legion es la última que ha recibido el veterano MMORPG de Blizzard y sin embargo, es quizá una de las que más novedades ofrece a sus jugadores.

Y sí, una vez más Blizzard aprovecha la ocasión para incorporar algunas de las mejoras que han ido introduciendo otros MMOs a lo largo de los años y darles su particular toque. World of Warcraft: Legion puede que no revolucione el género, pero sí se ha modernizado en muchos aspectos este título. Además, estamos ante una de las expansiones con más trascendencia a nivel argumental de los últimos años, y es que Blizzard ha echado el resto con esta expansión en prácticamente todos los niveles. Una ampliación trascendente que analizamos en detalle a continuación.

legion

Apartado técnico

World of Warcraft siempre se ha caracterizado por ofrecer unos requisitos técnicos bastante discretos, unido a unos gráficos sencillos y coloristas. World of Warcraft: Legion mantiene este espíritu aunque es imposible que los requisitos mínimos no aumenten con el tiempo. Cada expansión aumenta un poco la calidad de los gráficos y Legion es quizá una de las más bellas y con más detalle que ha realizado Blizzard hasta la fecha.

En este sentido, los nuevos escenarios ofrecen un diseño artístico muy variado y lleno de contrastes. Uno de los más impresionantes es Suramar, cuya arquitectura es sobrecogedora y llena de detalles. Gran parte de la importancia de estos cambios los tienen las nuevas texturas utilizadas, y en particular las que se llevan a cabo en las zonas con agua, que contribuyen a crear un entorno visualmente muy bello. Es cierto que no se ha producido un salto tan grande a nivel técnico como el ocurrido en Warlords of Draenor, pero Legion va un paso más allá y la diferencia se nota.

En cuanto al rendimiento, World of Warcraft es un título bastante rodado en el que las sorpresas por problemas técnicos no son habituales. El lanzamiento de Legion ha sido bastante bueno y salvo problemas puntuales con algunos ataques DDOS sufridos por los servidores, todo ha resultado bastante ejemplar. Como de costumbre, esta expansión mantiene unos requisitos técnicos muy bajos, y en general, cualquier jugador de World of Warcraft podrá seguir con su aventura por modesto que sea su equipo.

legion1

Jugabilidad

World of Warcraft: Legion mantiene el modelo del “theme park” en el cual los jugadores vamos desentrañando la historia en función de las misiones que vamos realizando y que se van enlazando las unas con las otras. Pero la gran novedad de esta expansión es que se ha roto la escala de niveles, y ahora, la mayor parte de las zonas de esta expansión se adaptan a nuestro nivel, de forma que no existen zonas iniciales. Esta es una de las incorporaciones que señalábamos en la introducción y que World of Warcraft ha introducido para bien.

Como ocurría con la anterior expansión, la carga dramática aumenta y a medida que desentrañamos la historia se incorporan pequeñas secuencias cinemáticas. Eso sí, la cuantía se ha reajustado para que cada una de estas secuencias suponga un gran clímax y no algo que entorpezca la experiencia de juego, recuperando ese componente épico que quizá se perdió en Warlords of Draenor. Y es que en Legion la trama ha tomado una gran importancia y las misiones ocultan grandes eventos de consecuencias inesperadas que sin duda sorprenderán a todos los jugadores.

El “housing” vuelve a aparecer en Legion, aunque esta vez tiene un papel más discreto. En esta ocasión, y por cuestiones de trama, nuestro avatar se ha convertido en el líder de su correspondiente orden, lo que le da acceso a controlar y gestionar la sede de poder de ese grupo. Este lugar se convierte en el nuevo nexo para el jugador y desde ahí puede obtener distintas bonificaciones y recompensas personales. Todo se gestiona con una sencilla interfaz de recursos, similar a la utilizada en los bastiones de la anterior expansión, aunque de una forma más amena y menos dominante.

legion3

En este sentido, Blizzard ha intentado que World of Warcraft: Legion sea una expansión divertida y llena de opciones que no obliguen al jugador a realizar tareas determinadas, algo así como dejarnos ser los amos de nuestro propio destino. Para ello la compañía ha dotado de gran cantidad de contenidos “end game” al juego, al menos en estas primeras fases de la expansión, llenando este particular mundo de contenidos diversos. Una de estas novedades son las misiones de mundo en las que podemos colaborar con otros jugadores para realizar distintas gestas que proporcionan interesantes recompensas.

Íntimamente ligado a lo anterior está otro de los elementos clave de Legion, los artefactos. Estos objetos de gran poder son armas que se corresponden a objetos legendarios dentro del trasfondo de World of Warcraf. Ashbringer, Doomhammer… son algunas de las armas que podremos esgrimir a lo largo de la expansión y que crecerán en poder junto a nuestro personaje. Estos artefactos suben de nivel y a medida que progresamos con ellos adquieren más habilidades que potencian a nuestro avatar. Existe uno de estos para cada una de las especializaciones, y aunque al principio solo podemos obtener una, a medida que avanzamos en el juego podremos desbloquear las restantes. Es una facultar interesante y que de alguna forma incentiva la sensación de progreso y de “viaje” de nuestro personaje.

Una de las palabras clave de esta expansión es la colaboración. Atrás quedan esos días en los que hacer misiones era una competición directa por ver quién era capaz de asestar el primer golpe a un enemigo. En Legion, independientemente de la circunstancia anterior, todos obtienen el crédito por eliminar a un enemigo o cumplir un objetivo, lo que hace que sea mucho más relajado y entretenido explorar y realizar misiones por los nuevos mapas. En líneas generales, Legion ofrece muchos contenidos y Blizzard está preparando un gran parche que llegará en los próximos meses para que el juego siga resultando entretenido.

legion4

Pero la principal novedad de Legion es la llegada de una nueva clase heroica a World of Warcraft, los Demon hunter. Este arquetipo de personaje era uno de los más demandados por los jugadores y ha tardado más de diez años en materializarse. Capaces de desempeñar las funciones de DPS o de tanque, son uno de los arquetipos más divertidos que Blizzard ha ideado en años. Su gran movilidad y capacidades hacen que sean completamente únicos, aunque todavía está por ver el encaje que tendrán en el “high end” de World of Warcraft. En cualquier caso, su movilidad es digna de ver, ya que son capaces de realizar dobles saltos, y sus habilidades son de las más llamativas en todo el juego.

Por el momento, World of Warcraft: Legion es una de las expansiones más variadas hasta la fecha y con más opciones llegados a nivel máximo. Las mazmorras de banda abrirán próximamente y con ellas se podrá comprobar la dificultad de la expansión, aunque esto es cada vez menos significativo ya que Blizzard ofrece desafíos para todos los niveles. Una de estas novedades son las mazmorras míticas “superiores” cuya dificultad aumenta en función de lo rápido que las terminemos y del número de enemigos que hemos de eliminar para poder completar el desafío. Como destacamos, hay muchas opciones, y esto es algo bueno en un título de estas características.

Quizá las mayores pegas que le podamos encontrar a World of Warcraft: Legion es que el combate sigue resultando un tanto estático. A pesar de los intentos de Blizzard por hacer un sistema de juego más dinámico, el demon hunter es prueba de ello, la sensación que sigue desprendiendo este título es que todo resulta demasiado encorsetado, una herencia de la que parece que resultará complicado desprenderse.

legion2

Apartado Sonoro

La banda sonora de Legion se mantiene al nivel de todas las producciones de Blizzard y ha sido sumamente cuidada. Las piezas musicales se adaptan a la perfección a cada zona y situación, contribuyendo a crear una experiencia de juego más satisfactoria y plena. Tiene tintes clásicos y épicos como corresponde a los acontecimientos que estamos viviendo en esta expansión. Un tono más grave, pero igualmente arrebatador. Por último, Legion está completamente doblado al castellano y como de costumbre el nivel es muy bueno.

Conclusión

Siempre es difícil evaluar una expansión de World of Warcraft, ya que a diferencia de otros videojuegos, aquí no podemos hacer una foto fija que tenga validez para todo su periodo de vida. En cualquier caso, podemos afirmar que Legion ahora mismo es una de las mejores expansiones de este MMORPG y una de las más variadas. Además, la incorporación de ciertas mecánicas hacen que jugar sea mucho más placentero y menos agobiante en estas primeras semanas, sin tener que competir con otras personas por ver quién puede acabar su correspondiente misión y quién no.

Blizzard ha sido consciente de que uno de los principales males que tienen estas expansiones es quedarse sin contenidos, y en esta ocasión parece que lo ha gestionado correctamente. Las misiones de mundo son una gran idea y la práctica desaparición de las misiones diarias también. Los contenidos resultan mucho más dinámicos y menos encorsetados, lo que a la larga hace que sea mucho más interesante y dinámico.

Además, la trama argumental de la expansión es muy interesante y está abierta a cualquier tipo de suceso, lo que crea una gran expectación por ver que sucederá próximamente. Blizzard ha apostado muy fuerte en este sentido y parece que por el momento la cosa funciona, aunque está por ver si es capaz de gestionarlo correctamente y no comete los mismos errores que con Warlords of Draenor. Probablemente, y a día de hoy, estemos ante una de las mejores expansiones del juego, y cuando hablamos de World of Warcraft eso son palabras mayores.

World of Warcraft: Legion está disponible desde el 30 de agosto de 2016 para PC (34,30 euros)

Equipo de Pruebas

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *