13 marzo 2017 Análisis

yoshepard

Mass Effect es sin duda uno de las sagas de RPG que mayor impacto han tenido en la industria en los últimos años. La recepción por parte del público ha sido abrumadora y muy pronto llegará un nuevo episodio aunque ya fuera de la trilogía de Shepard, llevando a la saga a un nuevo territorio inexplorado. Mass Effect, nos guste o no, cambió la forma de entender los RPG y marcó un camino muy definido para BioWare en lo que se refiere a la creación y diseño de sus videojuegos en este género.

Dada la magnitud de esta saga, no parece extraño que surjan auténticos fans de la misma, capaces de beber los vientos por ella dando lugar a una devoción singular. De este amor apasionado surge Yo, Shepard, una oda a la saga disfrazada de ensayo en la que Andrés Ortiz Moyano hace un repaso sobre la trilogía original y los contenidos relacionados con ella. Un relato interesante editado por Héroes de Papel en el que el lector hace un rápido repaso por la saga.

sheppard2

Yo, Shepard es una obra muy subjetiva, y pese a sus alabanzas a la saga, no está exenta de crítica

En este sentido, Yo, Shepard podía haber sido bastante más ambicioso ya que a lo largo de la mayoría de sus páginas el autor se limita a expresar su opinión acerca de la saga, en ocasiones de forma escandalosa y directa, aunque es cierto que desde el primer momento nos advierte de ello. A pesar de todo, no estamos ante un libro en el que la crítica no esté presente, ya que Andrés Ortiz señala las artistas de las distintas entregas de la saga, aunque eso sí, también desde un crisol personal.

A pesar de todo, la lectura es amena y sirve para descubrir algunos elementos poco conocidos de Mass Effect, aunque lamentablemente, no ahonda mucho en este aspecto. Y en este sentido, el autor pone de manifiesto una de las grandes lacras presentes en la industria del videojuego: la inmadurez de la misma. En las primeras páginas de Yo, Shepard Andrés Ortiz se lamenta de que BioWare no ha respondido ni atendido a sus preguntas sobre la saga, impidiendo, o dificultando enormemente cualquier tipo de investigación.

En este sentido, es comprensible que si la principal fuente de información se cierra en banda, es imposible acceder a información o aportar datos conocidos. Una práctica que lamentablemente practican muchas empresas del sector, incluso las más pequeñas, impidiendo que se pueda realizar un trabajo serio y de calidad, relegando la labor informativa a un mero elemento más de la publicidad y el marketing.

Con este punto de partida, el autor de Yo, Shepard construye un relato interesante, aunque su estilo quizá pueda resultar un tanto pesado al interpelar continuamente al lector. Lo que es evidente es su pasión por el universo creado por BioWare, que se refleja en cada página y desde luego consigue transmitir ese sentimiento, haciéndonos sentir la necesidad de rejugar esta saga.

shepard1

El autor logra hacernos querer rejugar toda la saga a través de las páginas de Yo, Shepard

Andrés Ortiz refuerza su recorrido por Yo, Shepard con múltiples referencias al género de la literatura de ciencia ficción. Un campo en el que se nota su dominio sobre el tema y con el que establece múltiples comparaciones con la saga Mass Effect, descubriendo conexiones muy interesantes para los más profanos en esta materia. De hecho, multitud de las críticas realizadas a la saga y a las pocas declaraciones realizadas por BioWare surjan de este amplio conocimiento, que desmonta algunas argumentaciones del estudio creador de esta saga.

Edición

Yo, Shepard sigue los estándares de edición de Héroes de Papel al ofrecernos un producto de gran calidad. El libro es consistente gracias a su tapa dura y que le aporta un mayor empaque. El gramaje del papel es excelente, con unas hojas firmes que refuerzan esa sensación de tener un libro de magnífica factura entre nuestras manos. La elección del azul como color principal es acertada y encaja bien con la estética de Mass Effect. Como aspecto habría que destacar la fallida elección de situar las “notas al pie” en el margen interior del libro, lo que dificulta su lectura.

Conclusión

Estamos ante un libro de lectura fácil y entretenida que puede leerse sin problemas en un par de sesiones. La prosa utilizada es sencilla, aunque quizá demasiado directa y con algún que otro chascarrillo que desentona en lo que se supone que debe ser un ensayo o un escrito de carácter más divulgativo. Como señalábamos al principio, estamos ante una oda, un canto a Mass Effect, y es algo que el autor deja patente desde el primer momento.

Hubiese sido mucho más interesante poder desentrañar los secretos de la saga y adentrarse en los procesos creativos y similares que llevaron a BioWare a crear Mass Effect. Pero si la compañía pone trabas en las ruedas, es difícil hacer una investigación seria o incluso aportar datos novedosos que no hayan hecho su aparición por otros cauces. Sin duda este es el “molino” con el que el autor de Yo, Shpeard ha tenido que luchar para intentar sacar adelante este relato y no poder desvelar más entresijos.

A pesar de todo, su lectura es amena y aunque queda lejos de obras editadas por Héroes de Papel como “Portal y La Ciencia del Videojuego”, no por ello resulta menos revelador en según qué cuestiones. En cualquier caso, las referencias a obras de ciencia ficción son muy interesantes y sin duda ayudan a ver con una actitud más crítica Mass Effect, lo que sin duda es el principal valor de esta obra.

Yo, Shepard ya a la venta en Héroes de Papel.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *