17 mayo 2017 Especial, Estrategia, PC

dawnofwar3

Las licencias de Games Workshop siempre han sido unas de las que mayor potencial han tenido para ser desarrolladas en el mundo de los videojuegos. Desde siempre ha existido una relación más o menos directa entre ambos mundos, un “coqueteo” que en los primeros años se materializó con algunos títulos de calidad diversa, aunque en general, de una factura bastante pobre.

Los seguidores de los wargames de Games Workshop siempre soñaron con poder disfrutar de un videojuego digno y que representase fielmente este universo dentro de un videojuego. Hubo muchos que lo intentaron, pero los que finalmente lograron dar el “campanazo” fueron Relic Entertainment con el primer Dawn of War. Un título que supo catar el universo de Warhammer 40.000 adaptándolo a un formato que hasta ahora no se había comprendido del todo. El resultado fue un éxito y su legado perdura en la última entrega de la saga: Dawn of War 3.

warhammer1

Uno de los grandes atractivos de Dawn of War 3 es su universo

Pero más allá de las virtudes a nivel jugable, que sin duda son la clave en un videojuego, el otro elemento fundamental en su fórmula del éxito es basarse en un universo con tanta fuerza y carisma como el creado por Rick Priestley para Games Workshop dando forma a Warhammer 40.000. Una mezcolanza que no resulta especialmente original si uno se detiene en sus elementos por separado, pero que juntos crean un universo bastante único en el que se mezcla la fantasía, la magia y la ciencia ficción.

Evidentemente, mucho ha cambiado desde la creación de la primera versión de Warhammer 40.000 en 1987. En su momento, se trata más de un juego de rol que de un wargame, pero poco a poco fue evolucionando hasta lo que es hoy. Eso sí, Games Workshop continua modelando su juego y pronto llegará una nueva edición que parece que sacudirá los cimientos del wargame a nivel jugable, aunque esa cuestión no es la que nos atañe en esta entrada.

Dawn of War 3 nos sumerge de lleno en el eterno conflicto en el que está inmerso el universo de Warhammer 40.000. Las razas alienígenas amenazan a la humanidad que tras un pasado glorioso de hegemonía en el universo ven como poco a poco los peligros astrales ponen a los seres humanos contra las cuerdas. Una batalla eterna en la que se desarrollan muchos mitos y que bebe de la tradición histórica de la humanidad para elaborar un mosaico singular.

warhammer2

Warhammer 40.000 no inventa casi nada, pero adapta a la perfección todo un legado cultural

Y es que los creadores de Warhammer 40.000 no dejaron títere con cabeza como se suele decir a la hora de adaptar nuestra historia a este singular mundo. Da igual que sea la tradición grecolatina o los mitos nórdicos, todo vale para crear este universo. De hecho, si algo le podemos achacar a Warhammer 40.000 es que no inventa “casi nada”, pero la adaptación y conversión del legado cultural a los propios intereses de este universo es digno de admiración.

En este sentido, existe una gran cantidad de novelas que desarrollan el trasfondo de Warhammer 40.000, aunque mucho de esta historia está dispersa en multitud de formatos. Los reglamentos de juego contienen gran parte de los sucesos acaecidos en este universo. Como hemos señalado, es precisamente esta historia la que ha motivado a muchos jugadores a subirse al carro con este wargame.

En el caso de Dawn of War 3, Relic utiliza el mundo de Warhammer 40.000 para presentarnos un conflicto a tres bandas. Marines espaciales, orkos y eldar luchan por sus propios objetivos que los llevan de forma continuada e inexorable a su propia destrucción, como si de una tragedia griega se tratase. Y es que quizá uno de los componentes más llamativos de Warhammer 40.000 es que presenta un mundo sin esperanza. Una lucha sin cuartel contra las fuerzas del mal que parecen destinadas a triunfar.

warhammer3

Pero precisamente de esa desesperanza y de un destino funesto e inexorable surge la épica de este universo. Siguiendo el símil griego, este sustrato negativo es el escenario perfecto para los héroes, que se enfrentan a ese sino y que en ocasiones logran anteponerse, aunque sea momentáneamente, a ese juicio final. Dawn of War 3 crea estas situaciones a la perfección e invita al jugador a sumergirse en estos relatos épicos de Warhammer 40.000.

La historia de cada una de las facciones de este universo es trágica a su manera, y Dawn of War 3 nos invita a recorrerlas de primera mano. Sin duda, un gran aliciente para aquellos que conocen previamente este universo, pero también una invitación a conocerlo para todos los que se acercan a él por primera vez.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *