10 febrero 2017 Especial, Nintendo 3DS, RPG

toriyama

Si hubiese que definir un nexo común a la saga Dragon Quest ese sería su diseño artístico que se ha mantenido inalterable a lo largo de las múltiples entregas de la misma. Un sello impuesto por el dibujo de uno de los mangakas más queridos y reconocidos de los últimos años: Akira Toriyama. Su obra se cuenta entre las más conocidas gracias a Dragon Ball que lo catapultó al “estrellato” mundial en la década de los 90.

A pesar de ser uno de los creadores de manga más reconocidos, su llegada a este mundillo fue un tanto accidental, ya que su carrera profesional comenzó en el ámbito de la publicidad. A pesar de estos inicios Toriayama siempre tuvo claro que quería dibujar, aunque en los momentos álgidos de Dragon Ball quizá lamentase tomar dicha decisión. Como muchos de los autores japoneses, empezó a publicar en el semanario Shonen Jump diversas historias, aunque será Dr. Slump la primera con la que el mangaka alcanzase cotas de popularidad y a definir su peculiar estilo.

dragonquest2

Y es que los dibujos de Toriyama son prácticamente inconfundibles, lo que hace que cualquiera que haya visto alguna de sus obras sea capaz de identificarlo rápidamente. En este sentido, Dragon Quest es uno de esos ejemplos en los que el diseño de personajes y enemigos destilan su peculiar estilo, a medio camino entre lo serio y la parodia. Aunque quizá Toriyama no destaque tanto por su versatilidad a la hora de crear personajes, más bien, porque todos ellos son increíblemente parecidos entre sí.

El estilo de Toriyama no es muy variado, pero es facilmente reconocible

Aquellos que hayan seguido la obra de Toriyama sabrán que la mayor parte de sus personajes se parecen entre ellos. Desde Dr. Slump a Dragon Ball, pasando por Dragon Quest u otros videojuegos cuyo diseño artístico corre a cargo del mangaka son casi como dos gotas de agua. Para los que se criaron viendo en la televisión Dragon Ball por las tardes, no les es difícil ver a Goku, Trunks y otros de sus héroes en juegos como Dragon Quest. Algo que sin duda es un aliciente para muchos, pero que también llega a causar un poco de fatiga.

dragonball

Y es que si no eres un enamorado de la obra de Akira Toriyama, su estilo puede llegar a saturar. Pese a que nadie duda de la obra del japonés, se llegó rumorear que en ocasiones fotocopiaba sus propias viñetas de Dragon Ball para poder cumplir con las exigentes plazos de entrega de este manga. Un rumor acrecentado por el lento ritmo al que llegó el anime de esta obra en el que algunos capítulos se limitaban a ser contraposiciones de planos idénticos sin ningún tipo de acción.

Un extremo sin confirmar que bien puede mezclarse con el fenómeno de “fandom” surgido en España alrededor de las primeras emisiones de Dragon Ball en las que se pirateó una ingente cantidad de material relacionado con la serie e incluso la creación de material apócrifo que se intercambiaba en los patios de colegio. Un fenómeno casi irrepetible y que marcó a toda una generación de jóvenes.

Alrededor de Dragon Ball se creó todo un fenómeno de masas

Retirado del mundo más mediático, y descansando de la presión de 11 años seguidos publicando Dragon Ball y desarrollando la historia sobre la marcha, la obra de Toriyama sigue de total actualidad. Además de las revisiones y “OVAS” que surgen con relativa frecuencia, los videojuegos se han convertido en el nuevo lienzo del mangaka. No tanto por un trabajo directo en ello, sino más bien por la pervivencia de sus diseños.

dragonquest1

Precisamente, Dragon Quest es una de las sagas que recupen los diseños de Toriyama y que las recientes revisiones para 3DS han vuelto a traer a la actualidad. Cabe destacar el caso de Dragon Quest VIII, recientemente adaptado a la portátil de Nintendo, que evoca las grandes aventuras clásicas y que gracias al diseño de Toriyama nos traslada a un mundo fantástico y mágico, y con un inevitable parecido a Dragon Ball.

Amado y odiado, lo cierto es que la creación de Toriyama pasará a la historia como una de las más importantes a nivel mundial gracias al éxito de sus series, en especial Dragon Ball. Un legado gracias al cual muchos conocieron el manga fuera de Japón y cuyas historias y dibujos continúan de plena actualidad a día de hoy.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *