16 febrero 2017 Acción, Aventura, Especial, Opinión, PS4, RPG, sandbox, Xbox One

maxresdefault

Final Fantasy XV fue una pieza dura de roer. Reconozco que, después de World of Final Fantasy, las aventuras de Noctis me resultaron extrañas y completamente ajenas, tal vez porque venía de un título lleno de magia e ilusión, tal cual fueron creados los otros videojuegos de la franquicia. Y no me entendáis mal. Final Fantasy XV tiene esa misma magia, pero… ¿en qué demonios pensaban cuando diseñaron el capítulo 13?

Por si acaso estáis jugando ahora, no os preocupéis: no daré ningún spoiler relevante, salvo algunos datos sobre cómo es ese capítulo. Diferencio: voy a contaros las características jugables y mi opinión al respecto, no lo que desencadenó ese capítulo y la historia relacionada.

Ahora, a lo largo y a lo ancho de las redes he leído decenas de opiniones en relación a esta parte del juego. Algunos tienen la sensación de que es una grata experiencia en el juego, un capítulo fuera de lo normal que nos da más de un regalo, ya sea en forma de historia cruenta o en forma de personajes originales. Y donde ellos ven una alegría, una perla especial en medio de toda esta fantasía final, yo veo un trémulo pozo de aguas negras en el que me hubiera ahogado de no ser por las ganas que tenía de completar la historia. No soy el único, por otra parte, que no tiene una buena visión del treceavo capítulo.

He de admitir una cosa, llegados a este punto: yo soy un cobarde. Nunca me veréis analizar un juego de terror en profundidad, porque mi grado de sensibilidad es inversamente proporcional a lo que amo y valoro la saga Final Fantasy. Por ese motivo, eme aquí, y no hablando de Resident Evil 7 (acompaño en el sentimiento a mi compañero Borja por tener que analizarlo).

Hace años, mientras viejos amigos disfrutaban de Resident Evil 2, Resident Evil 3 o Silent Hill, yo me dedicaba a subir nivel para matar al X-ATM092 o entrenaba a mis chocobos para obtener el mítico chocobo dorado. Y no os engañéis, he jugado a todos esos títulos, entre algunos otros como Dino Crisis o Alone in the Dark, pero nunca han conectado conmigo, ni yo con ellos. Entre gritos y sustos, uno pierde bastante el foco de la historia, la jugabilidad o la inmersión, tal cual me ha sucedido con el capítulo 13 de Final Fantasy XV.

final fantasy xv chapter 13 6

Un momento, ¿no sabíais que el juego hace una pequeña zambullida en el género del terror y los screamers? Pues eso es sólo uno de los problemas que ostenta el decimotercer capítulo.

La Pugna del Rey

Tal vez sea la decisión más ecuánime dentro de un videojuego de Square-Enix, dejando de lado la opinión de la minoría, cuando se comenta que el capítulo 13 es un parón en el ritmo normal del título. Acostumbrados a unas mecánicas, de pronto, nos vemos despojados de todo cuanto hemos aprendido, y solamente contaremos con la defensa escueta de un anillo simplón y nuestras habilidades sigilosas.

Si no contáis con ellas, lo lamento, pero vais a tardar más de dos horas de reloj para completarlo. Porque, y eso que quede bien claro, esa es una de sus particulares características: tiene una duración por encima de las dos horas, tal vez una hora y tres cuartos si conocéis las zonas por las que iréis pasando.

Además del mal reparto en cuanto a la duración de los capítulos del juego, donde unos duran dos minutos y otros duran dos horas, ¿qué sentido tiene esta incursión en el sigilo, llegados a este punto de la aventura? Es decir, si hemos llegado al capítulo 13, entendemos que sólo quedan dos capítulos para completar la historia, y que el último se corresponderá con el apoteósico final que nos llevan escondiendo desde el inicio. ¿Por qué ralentizar la marcha en un momento de tanta tensión?

Las directivas que siguieron los desarrolladores se me escapan. Puede que quisieran introducir otro tipo de géneros dentro de un Final Fantasy, o que les pareciera simpático enfrentarnos a una situación similar sólo para que nos calara más hondo la historia (deficiente a todos los niveles). Pero, ¿hacerlo cuando queda tan poco para el final, enseñarnos esta nueva mecánica, sin venir a cuento de nada?

maxresdefault (1)

La incursión de otra metodología jugable no se debe hacer insertándola violentamente de un modo que no se pueda evitar, como sucede en esta ocasión. Querer traer un tipo distinto de juego se debe hacer, o de manera secundaria (con misiones extra que no afecten a la historia principal), o hacia el principio del título, para que podamos repetir dicha mecánica y dominarla. En caso de que, forzosamente, quiera incluirse hacia el final como parte de la historia, no extendáis la duración durante más de media hora.

Es de perogrullo, pero cuando tocaba restacar a Aeris al principio de Final Fantasy VII, había un pequeño muestrario de sigilo. Sin embargo, dado que el juego no iba de eso, podías simplemente pasar de andar imitando a Rikimaru y lanzarte a pelear. Podías recurrir a la alternativa. Lo mismo con los Gestalt del Lagunamov en Final Fantasy VIII.

Se nos enseñaron mecánicas de sigilo donde debíamos mantener la calma e ir despacio, pero contábamos con una manera extra de evitarlas, o eran ridículamente cortas. Y en Final Fantasy XV, no. Después de dos horas recorriendo un pasillo exageradamente largo, la satisfacción de haber completado la zona no nos llegará porque ‘hayamos mejorado’, sino porque hemos dejado atrás la injusticia de un sistema de juego para el que el terror y el sigilo no estaban preparados. Noctis avanza a trompicones y su salto es desproporcionado para el terreno en el que nos estamos moviendo. Además, esas imágenes atronadoras del fondo recorriendo la pantalla ponen los pelos de punta.

Si nos van a cambiar las mecánicas, podrían introducir saltos a diferentes alturas, rebasamiento de obstáculos, la posibilidad de agacharte o de disfrazarte… Y en lugar de Noctis, podrías convertirte de repente en Solid Snake y…
Sigamos.

La realidad es que, en términos generales, el capítulo 13 ha desatado una ola de decepción. Final Fantasy XV es un título que se presta a ser jugado de nuevo, pero, tal y como está dicho capítulo, no merece la pena perder horas y horas en un videojuego para llegar al capítulo del que hemos estado hablando.

final fantasy xv chapter 13 problems green

Falta por ver qué tipo de cambios introduce Square-Enix en el parche que se está preparando para modificar el capítulo 13. Por lo pronto, se duda de un cambio totalitario en cuanto a su mecánica, pues este desastre de exabrupto se incluyó deliberadamente, pero… habrá que esperar a ver si, como mínimo, es disfrutable.

Para conocer el análisis realizado sobre Final Fantasy, y ver una opinión más global, caminad por este pasillo.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *