9 mayo 2017 Aventura, PC

kona

La mayoría de los juegos que nos invitan a sobrevivir en un entorno hostil suelen dejar de lado la trama. En muchas ocasiones, hilar un argumento alrededor de una mecánica de supervivencia es complicado, ya que los formatos de juego pueden llegar a ser antagónicos e incluso incompatibles. Sin embargo, los creadores de Kona han optado por el término medio creando una historia en la que la supervivencia ante las inclemencias del tiempo se convierte en un componente más de la narración.

Resulta evidente que cuando combinamos géneros siempre se debe hacer alguna concesión. En este caso, Kona introduce la supervivencia de forma directa, aunque no castiga en exceso al jugador. El objetivo del juego es resolver un misterio y si únicamente tuviésemos que estar pendientes de sobrevivir y buscar refugio la experiencia se resentiría.

kona1

Kona ofrece un equilibrio acertado entre aventura y supervivencia

A pesar de todo, estamos ante un título que sí consigue crear en el jugador la sensación de agobio propia de los juegos de supervivencia. Desde los primeros compases nos vemos envueltos en una ventisca gélida que urge al jugador a buscar calor y refugio. Aquí comienza Kona y desde ese momento el frío será casi nuestro único acompañante en esta aventura por el Canadá más profundo y sus mitos.

En el análisis de Kona detallamos los aspectos jugables más significativos de este título. Un juego que nos ha llegado gracias al micromecenazgo, al cual tenemos que agradecer muchas de las propuestas más originales que está recibiendo la industria del videojuego en los últimos años. La mezcla de Kona es quizá una de ellas, y aunque puede que no haya sido revolucionara sí que se ha traducido en un título interesante.

La introducción de un componente sobrenatural al juego añade quizá un punto más de interés a la mezcla. Sin entrar en destripes, aunque la información oficial del juego hace referencia a ellos, lo cierto es que desde que comenzamos nuestra investigación en Kona notamos que “algo falla”. En ningún caso estamos hablando de algo parecido a survival horror, pero sí que supone un toque especial que incentiva al jugador a perseguir con más ahínco al misterioso asesino que anda suelto.

kona2

sobrevivir es una exigencia, pero no una carga

Como mencionábamos, en Kona sobrevivir es una exigencia pero el aspecto más positivo es que no se transforma en una constante pesada con la que debemos lidiar. Esto se debe a que Parabole ha sido capaz de crear las mecánicas necesarias para que la supervivencia se comporte como un elemento natural de la jugabilidad. En la mayor parte de los casos, el mantener el calor será nuestro objetivo principal.

Este “recurso” disminuye de forma constante pero en ningún caso demasiado rápido para truncar la experiencia de juego. Kona ofrece suficientes puntos para resguardarse así como material con el que mantenerse caliente. De esta forma, a medida que investigamos, aprendemos de manera natural que tenemos que llevar algo de leña encima y material para encender una estufa u hoguera allí donde lo necesitemos.

Kona es solo el primer episodio de una serie de títulos encuadrados en el mismo universo. En ellos, Parabole explorará nuevas tramas y jugabilidad, lo cual resulta bastante prometedor si son capaces de pulir las pocas aristas de este título y crear de nuevo una experiencia de supervivencia como la lograda con Kona.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *