21 abril 2017 Especial, PC, PS4, RPG, Xbox One

andrómeda

Existe algo dentro del ser humano que lo impulsa a intentar ir más allá y explorar nuevos horizontes. Desde los orígenes de la especie, ha levantado su vista hacia las estrellas, escrutando el infinito y preguntándose que hay más allá. A pesar de que la humanidad no ha dado más que unos tímidos pasitos en el espacio, la idea de ir más allá y explorar lo desconocido sigue presente, deseando explorar nuevas galaxias aun cuando desconocemos la practica totalidad de la Vía Láctea.

El planteamiento anterior no deja de ser una reflexión sobre el deseo explorador del ser humano, algo que en la saga Mass Effect sigue presente y ampliado a otras razas alienígenas. A lo largo de esta saga, BioWare nos ha hecho recorrer nuestra galaxia bajo su particular visión, en un momento en el que la humanidad ha dado el salto definitivo a las estrellas y busca su sitio en un mundo más grande del que jamás había imaginado.

andromeda

Como la mayoría de los nombres de los cuerpos celestes, el origen del nombre de esta galaxia proviene de la mitología griega. Andrómeda fue la mujer de Perseo, al que le fue requerido acabar con la gorgona Medusa para poder celebrar las nupcias. Siguiendo el mito helénico, tras la muerte de Andrómeda la diosa Atenea la situó en el firmamento.

A sus 2,5 millones de años luz, Andrómeda es la galaxia más cercana

En Mass Effect: Andromeda, BioWare plantea a los jugadores la experiencia del viaje a lo desconocido. Como si de Colón o Magallanes se tratase, la humanidad y otras especies de la Vía Láctea se lanzan a lo desconocido, en un proyecto de colonización de la galaxia más próxima a nosotros: Andrómeda. Como obra de ciencia ficción, algunos de los conceptos utilizados en Mass Effect tienen su base en la realidad y en la ciencia, y por tanto, la galaxia Andrómeda es en realidad nuestra vecina más cercana.

Obviamente, si podemos definir como cercana una distancia de 2,5 millones de años luz. Un espacio temporal inabarcable para el ser humano y que como suele ocurrir en este tipo de obras se solventa con la hibernación. Más allá de esta cuestión, la galaxia vecina es el cuerpo celeste más lejano que puede verse a simple vista desde la Tierra. Su tamaño es inconmensurable, lo que hace que sea posible avistarla a pesar de la enorme distancia a la que se encuentra de nosotros.

Pese a todo, parece que Andrómeda se acerca “lentamente” a la Vía Láctea, a una velocidad que los científicos estiman en unos 300 kilómetros por segundo. A pesar de todo, pasarán millones de años antes de que estas dos galaxias se encuentren. Un futuro lejano que puede que el ser humano como especie no llegue a vislumbrar jamás.

andromeda1

Debido a su enorme tamaño, Andrómeda puede verse desde la Tierra

Más allá de estas cuestiones, lo cierto es que trabajar con una galaxia nueva abría un horizonte de posibilidades a BioWare a la hora de crear nuevos contenidos para la saga Mass Effect. El contacto entre ambas galaxias hasta la fecha no se había producido y por tanto los expedicionarios de Mass Effect: Andromeda se embarcaban a un viaje a lo desconocido.

Cabe pensar que los escenarios y las razas que podemos contemplar en esta nueva entrega podían haber sido un poco más atrevidas, pero lo cierto es que salvando las distancias, este nuevo escenario es bastante parecido al anterior. Evidentemente podemos señalar que si presuponemos que las leyes físicas que afectan al universo son para todos iguales, en principio no debería haber una gran diferencia entre los mundos de dos galaxias distintas y próximas.

En cualquier caso, no deja de ser interesante el enfoque aportado por BioWare a la hora de recrear esta galaxia. Sí, resulta familiar, pero quizá era la opción más sensata a la hora de mantener una coherencia interna dentro de la saga. Más original o menos, lo cierto es que Mass Effect: Andromeda pulsa las teclas adecuadas en lo que se refiere a la exploración, y de algún modo refleja ese deseo de ir más allá del horizonte y de adentrarse en lo desconocido que acompaña al hombre desde el inicio de su existencia.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *