9 noviembre 2016 Acción, Aventura, Especial, PC, Plataformas, Xbox One

27-10-2016_23-31-36 (Copiar)

En la época en la que nos pegábamos por los bits que llevaba una consola, existió una corriente de juegos que proponía plataformas en mundos 3D con mucha exploración. Mario 64, Banjo & Kazooie (juro que algún día escribiré bien el nombre del juego a la primera), Spyro o Croc por el lado de PlayStation, son algunos de los títulos que hacían uso de esa corriente de juego.


En el caso de Banjo y el primer Mario tridimensional –entre otros-, para alcanzar su final se forzaba al usuario a recorrer sus mundos y completarlos al menos en un mínimo recolectando objetos primarios para poder acceder al final. Esa obligación retiraba la linealidad de juego y nos permitía disfrutar de una libertad concreta potenciando la exploración.

En ReCore, esa dinámica también aparece y me sorprende que se haya criticado tanto. El juego no es perfecto y falla en determinados aspectos que arrastra desde las primeras etapas de diseño, pero incluir un mundo de cierta amplitud que obligue al jugador a recorrerlo al menos en una fracción para habilitar el acceso al final no lo contaría como un punto oscuro.

27-10-2016_23-33-09 (Copiar)

Esa forma de empujar al jugador a explorar nos permite descubrir lugares que de otra forma no sería posible desenterrar. Hablamos de una exploración construida bajo el hormigón del retro y de esas aventuras de plataformas que he mencionado en el inicio, aunque en este caso el combinado se adereza con tiroteos, plataformas (con algunas secciones de gran diversión) y ciertos parámetros jugables sensibles a evolucionar.

La intuición es meramente primaria en ReCore y marca ciertos objetivos de forma automática, pero el resto deben ser descubiertos gracias a nuestra curiosidad. Es tan sencillo como avanzar hacia un punto inexplorado, porque seguro que esconde algún secreto en forma de núcleo, mazmorra o una sección que conecte con otros elementos del mapa.

27-10-2016_23-34-58 (Copiar)

Personalmente, creo que es un acierto no dar todo hecho al jugador y obligarle a inmiscuirse en el mundo desértico de ReCore si quiere alcanzar el final de la historia a través de la exploración de su entorno. Una dinámica que se echa de menos en más desarrollos, menos mal que el año que viene tendremos las plataformas con exploración de Yooka-Laylee para saciar esa necesidad, pero actualmente ReCore es una muy buena opción.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *