6 junio 2017 Aventura, Especial, PC, PS4, Xbox One

syberia3

Syberia es una saga un tanto atípica dentro de las aventuras gráficas, aunque quizá estudiándola detenidamente no se aleje tanto de los cánones del género. En esta saga recorremos una Europa del Este alternativa en la que los seres humanos viven junto a invenciones insólitas o animales que se extinguieron hace milenios. Una mezcolanza particular que nos invita a ponernos en la piel de Kate Walker en su recorrido por la Siberia mágica.

Como señalábamos, las aventuras gráficas suelen presentarnos mundos con cierta apariencia de realidad entremezclados con elementos completamente ajenos a ella. Esta es quizá una de las formas más sencillas de contar historias, ya que los seres humanos siempre estamos deseosos de ir más allá de lo que podemos ver en nuestro día a día. Y es que reconozcámoslo, la fantasía y la ficción tienen un componente que sacia la necesidad de explorar y vivir aventuras que subyacen en todos los seres humanos.

syberia

En estasaga hemos recorrido junto a Kate Walker el corazón de Europa

A través de esta saga hemos recorrido junto a Kate Walker (cuyo apellido parece un ente inseparable del nombre) el corazón de Europa. Nuestras investigaciones nos llevan en busca de un famoso inventor y casi sin quererlo, nos encontramos metidos de lleno en un viaje inesperado. En nuestra aventura encontraremos de todo, pero en especial cabe destacar la presencia de los autómatas, que evocan de algún modo un componente steampunk en un escenario un tanto atípico para esta corriente.

Y es que Syberia surge de una premisa mundana, casi sin importancia, algo que suele ocultar grandes historias. De la gestión de la compra de una fábrica, Kate Walker y nosotros mismos nos vemos envueltos en un viaje por Europa con autómatas de por medio y con la vaga esperanza de encontrar un lugar llamado Syberia en la que habitan los últimos mamuts vivos del mundo.

Para ello la saga Syberia hizo gala de un sistema de juego bastante tradicional, algo que por el año 2002 no era para nada lo habitual. Las aventuras gráficas estaban muriendo y muchos se alejaban del clásico “point & clic” para abrazar formas más directas y con más acción. Sin embargo, con Syberia se optó por mantener esa esencia, algo que quizá se ha perdido con la tercera entrega y su adaptación al entorno puramente 3D.

syberia2

Pero obviando estas cuestiones, lo cierto es que la saga Syberia ha sabido llevarnos por esas ciudades de estilo soviético alternativo. Allí hemos podido conocer sus gentes y sus calles en las que se mezcla un poco la nostalgia y la decadencia. En este periplo también conocernos a un extraño pueblo nómada, los yukols, que parecen sacados de un compendio de tópicos de los pueblos nómadas lapones y los mongoles.

Syberia ha sabido llevarnos por ciudades de estilo soviético alternativo

Su tendencia a vivir en yurtas y esa necesidad de acompañar a sus avestruces gigantes en una migración casi mágica hacen que centremos rápidamente nuestra atención en ellos. Y así, de pronto, nos encontramos con un nuevo componente de fantasía en esta tierra mágica donde parece que todo es posible. Syberia 3 incide especialmente en este pueblo, aunque no abandona en ningún momento sus grandes ejes: robots y mamuts.

syberia4

Precisamente el gran atractivo de la saga es el resultado de esta mezcla casi alquímica que Microids ha conseguido realizar. Syberia 3 quizá tenga sus problemas, pero lo cierto es que consigue evocar la sensación de viaje inconcluso de la saga y volver a meternos de lleno en este mundo alternativo donde los robots, los mamuts y las avestruces gigantes se dan la mano.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *