25 marzo 2017 Especial, Estrategia, PC

viejomundo

Si hay algo que reconocerle a Games Workshop, más allá de la calidad de sus miniaturas, es el haber creado un universo rico y variado en el que ambientar sus juegos. Si bien es cierto que la compañía inglesa no ha inventado realmente “nada”, la combinación resultante ha servido para crear un marco fascinante en el que ambientar sus wargames. En el caso de Warhammer Fantasy Battles, quizá la originalidad se hecha un poco más en falta, pero aún así Workshop fue capaz de crear un entorno bastante único.

Y sí, hablamos en pasado porque el trasfondo en el que se desarrolla Total War Warhammer Old World Edition ya no existe dentro de la línea de productos de Games Workshop tras haber sido sustituido por Age of Sigmar, una nueva ambientación más moderna y con pocas reminiscencias clásicas. Pese a todo, videojuegos como Total War Warhammer son un testimonio de este legado que todavía perdura y que a lo largo de esta entrada vamos a intentar explicar y expandir centrándonos en su principal escenario: El Viejo Mundo.

warhammer1

El Viejo Mundo es un lugar peligroso cuya geografía fantástica recuerda inevitablemente al continente europeo. En este sentido, los creativos que diseñaron este mundo no se devanaron los sesos demasiado para crear un marco en el que situar las distintas razas y facciones que habitan esta zona geográfica del planeta donde se desarrollan los acontecimientos de Warhammer.

El Viejo Mundo de Warhammer es una versión distorsionada de Europa

Con un vistazo rápido el jugador identifica cada región y su homologa europea, y al mismo tiempo ubica a cada raza en algunos de estos lugares. Como os podéis imaginar, las ubicaciones no son casuales y los habitantes de cada una de ellas tienen referencias a la herencia cultural europea en algún sentido u otro. Por ejemplo, los protagonistas de Total War Warhammer Old World Edition, Bretonia, se localizan en un área parecida a Francia, y su iconografía e identidad beben directamente del feudalismo francés.

Lo mismo ocurre con el Imperio, de estética renacentista e inspiración germánica. Evidentemente hay algunas razas que son más difícil de situar en este marco fantástico, pero siempre hay alguna referencia que nos permite identificarlas de alguna forma. Más allá de las cuestiones culturales o las referencias utilizadas por Games Workshop a la hora de crear el mundo de Warhammer, lo cierto es que El Viejo Mundo es un lugar bastante inhóspito y peligroso en el que habitar.

warhammer2

Sus habitantes tienen que hacer frente en su día a día a amenazas diversas como los orcos, los hombres bestia, los no muertos y el Caos. Un sin fin de peligros que acechan a la humanidad y que sin embargo no son las únicas amenazas a las que se enfrentan los jugadores en El Viejo Mundo de Total War Warhammer Old World Edition. Los elfos silvanos y los enanos también pueden convertirse en potenciales enemigos, ya que todos llevan su propia agenda y pugnan por sobrevivir en un mundo asolado por la guerra.

En este sentido, los enemigos que atacan el Viejo Mundo son mucho mayores y sin embargo no han hecho acto de presencia en esta entrega. The Creative Assembly ya ha desvelado que están trabajando en una segunda entrega que con casi total seguridad abarcará el considerado como “Nuevo Mundo”, poniendo el foco en otras razas como los altos elfos, los elfos oscuros y los hombres lagarto. Sin embargo, esto es una mera especulación ya que el mundo de Warhammer es muy amplio y existen otros muchos territorios para ser explorados, aunque sin duda han sido menos desarrollados por Games Workshop.

Total War Warhammer recrea a la perfección El Viejo Mundo

Pero más allá de estas cuestiones, lo cierto es que Total War Warhammer recrea a la perfección El Viejo Mundo y la forma de ejecutar su jugabilidad somete al jugador a una constante presión como a la que se verían sometidos sus habitantes. Sin duda todo un acierto y que invita a aquellos que en su día disfrutaron con el wargame, y los que todavía lo hacen, en sumergirse en este mundo de fantasía y vivir sus conflictos de una forma diferente y a la vez única.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *