28 marzo 2011 Acción, Avances, PC, Playstation 3, RPG, XBox 360

Dragon Age II

Tras recorrer los primeros compases del juego, ya podemos empezar a vislumbrar las luces y las sombras que ha traído esta entrega. Próximamente tendréis disponible el análisis, en el que detallaré con mucha más profundidad todos los aspectos del juego y podré dar una valoración en conjunto de lo que ofrece Dragon Age II.

Lo primero de todo avisar que Dragon Age II es totalmente diferente a su predecesor. Se mantienen algunos aspectos, pero son como la noche y el día. Dragon Age II bebe de las tendencias “consoleras” en el sentido más peyorativo de la palabra. Todo está muy simplificado, es muy rápido y hay acción casi constante. ¿Esto es malo? No, simplemente es diferente, pero es conveniente que lo sepáis, porque aquellos que esperen un juego como el primero se llevarán una decepción.

Dragon Age II

El comienzo del juego es como el de la demo, así que no os cuento mucho más, salvo que viviremos la huida de Hawke desde Ferelden hasta la ciudad de Kirkwall. La historia está troceada, forma parte de un relato y hay algunos saltos temporales, que no terminan de favorecer la inmersión. A parte de esto, durante esta primera parte, la trama tampoco está demasiado especificada. Nos limitamos a hacer encargos pero no hay un hilo conductor claro como existía en Origins.

Uno de los aspectos que más me ha llamado la atención, es la mejora de las misiones secundarias. Aunque hay misiones de estilo recadero, la mayoría de ellas tiene algún tipo de trama correspondiente, que aunque casi siempre termine en mamporros, es de agradecer que no sean del tipo “ve a este sitio y mata algunas cosas”. Otro aspecto a destacar es el desarrollo de los combates. Son muy rápidos y tienen grandes dosis de acción, pero a costa de perder realismo.

Por último, se ha simplificado en exceso el sistema de inventario y de gestión de personajes. Para que os hagáis una idea, sólo podremos elegir el arma y algunos accesorios para nuestros acompañantes. Todas aquellas armaduras y equipo que consigamos y no nos sirvan serán carne de mercader, ya que no podremos dárselo. Con el inventario ocurre algo parecido ya que se ha simplificado, aunque es funcional.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 29 marzo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *