Ludoqia » Industria » Proyectos Kickstarter: el oasis de nuestros tiempos

Proyectos Kickstarter: el oasis de nuestros tiempos

30 septiembre 2012

Crisis. Esa palabra que desde hace unos años ya es parte fundamental de nuestras vidas. No hay noticiario, periódico o tertulia en la que no hablen o hablemos de la maldita situación económica.

Hay sectores en los que esta ha sido más benévola (que se lo digan a Apple que ni siquiera lo ha notado, al revés le va mejor que nunca), como es el del ocio electrónico. Pero finalmente ha sido alcanzada por sus garras.

Los estudios no pueden sufragar los altos costes que la generación HD ha imprimido en todos y cada uno de los proyectos. Pocos son los que han podido seguir el ritmo. Eso se nota, y bastante, en la calidad de muchos títulos.

Pero cual oasis en medio del desierto del Sinaí ha aparecido lo que parece ser la tabla de salvación para muchos: financiación a través de proyectos Kickstart. O lo que es lo mismo crowdfounding.

Multitud de compañías se han lanzado a esta manera de conseguir financiación a través de terceras personas, normalmente usuarios anónimos que, con su granito de arena, contribuyen a que un proyecto que les interesa llegue a buen puerto.

Es sorprendente como, sólo días después de la presentación de una de estas iniciativas, ya han alcanzado las astronómicas cifras de millones de dólares necesarias para que el mismo salga adelante.

En ocasiones al “inversor” se le ofrece acceso en primicia al título, descuentos y demás beneficios por haber aportado su granito de arena.

Todo muy bonito y hermoso pero… ¿qué ocurre si el proyecto finalmente no llega a buen puerto? ¿Se pueden producir intentos de estafas enmascarados en este tipo de proyectos? ¿Se devolverá el dinero? ¿Es posible que se haga?

Muchas preguntas sin contestar. Quizá el que dona el dinero tampoco le importa. Al parecer les sobra.

Porque con la situación que atravesamos en el mundo entero me sigue sorprendiendo la cantidad de dinero que muchos son capaces de donar a proyectos de este tipo. Pero claro… así nos va.

Tags:
Artículos recomendados

5 comentarios en el artículo

  1. Jorge Rubio

    Un punto de vista, pero creo que lo has enfocado de forma errónea. Lo primero porque esto no es la vía “guay” de financiar un proyecto, en este caso de videojuegos. Para muchas empresas y sobre todo pequeños estudios, es la única forma de obtener dinero para sus proyectos. Ahora parece que Kickstarter está de moda, pero créeme que se lleva utilizando desde bastante tiempo, pero sobre todo por creadores indie.

    Otro concepto erróneo que esgrimes es el de que todos los proyectos son millonarios y que logran financiarse en pocas horas o días. Esto es falso, y de hecho, solo puede aplicarse a proyectos que van de la mano de grandes figuras y estudios de la industria. Quizá los ejemplos más destacados sean los de Tim Schafer, Brian Fargo y su Wasteland 2 o el más reciente Project Eternity de Obsidian. Pero esto son excepciones, las que llegan al público, ya que hay muchos proyectos interesantes que se quedan en la cuneta y no logran siquiera financiar presupuestos muy modestos.

    Este tipo de financiación se basa en la confianza en el proyecto. El que decide donar su dinero lo hace de forma “altruista” sin esperar una contraprestación directa ya que lo que le mueve es su confianza en la idea que se le presenta. En este caso, te recomiendo visitar la web de Kickstarter y leer la filosofía que se esconde detrás de esta web y en general del concepto de crowdfunding.

    ¿Qué puede resultar una estafa o no cumplir las expectativas? Pues evidentemente sí, pero como todo en la vida. Además, será porque no hay títulos financiados de forma tradicional que son precisamente lo anterior. En cualquier caso, siempre queda el recurso legal si uno cree que ha sido estafado.
    No sé, me duele leer según qué cosas porque realmente, el crowdfunding es la única esperanza de mucha gente que está empezando en esta industria. Además, es una vía para escapar de la mercantilización excesiva a la que están llevando las productoras esta industria. Las cuales, ya están buscando como pillar cacho de estos proyectos.

    Puede que estemos en crisis, pero esta no lo justifica todo y en cualquier caso, este tipo de iniciativas buscan, precisamente, sortearla. Puede que las cosas estén mal, pero aquí no todos mueven millones, y ya puestos a gastar dinero en un videojuego, prefiero darle mi dinero a Obsidian o aun creador indie en Kickstarte, que a EA o Activision en su enésimo FIFA o Call of Duty.

  2. Álvaro

    Evidentemente que habrá proyectos que merezcan la pena y además honrados. La mayoría seguro. En el artículo dejo claro que hay muchas compañías que están en una situación extrema en esta generación (quizá lo haga de pasada y no con contundencia, pero el objeto del artículo es una crítica a este sistema).

    Que no todos los proyectos son millonarios y no todos lo consiguen? Pues claro que sí, no digo lo contrario. Hablo de los que vemos en las noticias últimamente. Proyectos de gente muy conocida.

    Evidentemente la finalidad de kickstarter es, mediante financiación desinteresada, sacar a luz proyectos que de otra forma no serían posibles. El problema es que creo que se está apuntando al carro todo el mundo.

    Pones como ejemplo compañías indies. En este caso no tengo ningún reparo en que hagan uso de ello. Son empresas con una capacidad muy limitada y que no tienen otra forma de financianción.

    Pero hay casos de compañías grandes que también se abrazan al crowdfounding ( como dices tú ya están intentado coger cacho) Y aquí que quieres que te diga. Si yo no tengo dinero para hacer algo, por muy bueno que piense que sea, no lo hago y punto. Es mi manera de pensar, ni mejor ni peor. Simplemente mi opinión (quizá errónea).

    Podemos llegar al punto de que compañías decidan no arriesgarse, que es en definitiva lo que se hace con un producto, y hacer que el que se arriesgue sea el que lo hace de manera desinteresada. Bien, perfecto por ellos. Pero no me parece correcto. Ya como digo cada uno con su dinero hace lo que quiere. Pero me resulta sorprendente que, con la situación actual, se consigan las cantidades que, en ocasiones, se logran (quizá sea demagógico, pero bueno…).

    Dices que algunas compañías ya nos estafan con algunos juegos. Es cierto. Pero estafan al que se deja. Hoy día hay demasiada información para que sepamos realmente si un juego es o no lo que promete. Sin embargo uno puede poner su dinero en un proyecto de este tipo y no tiene nada tangible. Sólo la esperanza de que los que lo han presentado se comporten de manera honesta. Eso, como sabes, no es algo que podamos presuponer siempre.

    Pero bueno estoy seguro que esta manera de hacer cosas va a llegar a explotarnos en la cara. Sino tiempo al tiempo.

  3. Jorge Rubio

    Pero hay juegos que sin esta forma de financiarse, jamás verían la luz. El ejemplo más claro es Wasteland 2, un título que Brian Fargo ha intentado llevar a cabo sin éxito años por ser algo que no es comercial. ¿Merece la pena que se pierda dicho proyecto solo porque hay unos señores que dicen que no? El crowdfunding es maravilloso por eso mismo, porque permite la creación de obras que de ninguna otra forma podrían salir a la luz..

    Al caso que yo me refiero de intento de capitalización de compañías grandes a estos proyectos ha sido con Project Eternity. Una de estas distribuidoras se puso en contacto con Obisidian, para ver si podían hacerse con los derechos de Project Eternity a cambio de prácticamente nada y sin ofrecer nada a cambio. Todo de forma muy sutil y amigable, pero así es como actúan estos “virus” que están acabando con el mundo del videojuego.

    Pero insisto, las grandes empresas no se lanzarán al crowfunding por una sencilla razón: el dinero que pueden adquirir a través de esta financiación es irrisorio. Si tenemos en cuenta que la cifra de dinero más grande obtenida en Kickstarter han sido casi 3 millones y medio, se queda muy lejos de lo que se necesita para crear un videojuego “triple A”. No por el coste de desarrollo, sino por el enorme gasto en marketing y publicidad, que se come la mayoría del presupuesto. A fin de cuentas, las distribuidoras tienen que dar de comer a sus amos, inversores para los que los videojuegos no es más que otra vía con la que ganar dinero.

    Y no, no hay empresas “grandes” detrás de Kickstarter, más que nada por todo lo anterior que he mencionado antes, ya que no sale rentable. Como digo, lo que a nosotros nos parece mucho, para las grandes compañías del sector no es nada.

    Por otro lado, mencionas la crisis pero un videojuego es un artículo de lujo, y como tal, si no puedes permitírtelo, no lo compras. Hay mucha gente que no experimenta ningún tipo de crisis o que simplemente en lugar de palmar 70 euros en un juego del montón, prefiere invertir 15, 20 o lo que él quiera en un proyecto en el que confía y cree que le puede gustar.

    Vuelvo a insistir en que el concepto de crowdfunding no está bien entendido, porque cuando tú financias un proyecto no estás comprando nada, repito nada. Estás siendo un inversor desinteresado de un proyecto en el que confías en que verá la luz, pero nadie puede asegurarte que así sea. Como toda inversión, puede salir bien o mal, pero cuando decides apoyar un proyecto, le estás dando tu confianza, además de tu dinero.

    De todas formas, existen mecanismos de control para evitar estafas por parte de Kickstarter e iniciativas similares. Pero en última instancia, volvemos a lo mismo, a una cuestión de confianza. Si no te convence, no financias ya que nadie obliga a ello. Total, siempre puedes esperar a adquirir el resultado final. Y si te sientes estafado, siempre tienes la vía legal.

    No sé, veo demasiada negatividad ante una forma de hacer videojuegos que da muchísimo aire y creatividad a la industria. Pero bueno, el tiempo dirá y sí, seguramente se produzcan sorpresas desagradables por el camino, pero el potencial es tan grande, que no valernos de él supondría la muerte de grandes ideas y proyectos.

  4. Álvaro

    Entiendo lo que quieres decir. Pero veo que no me explico bien jejeej. Serán las horas.

    Todo intento de una compañía indie en sacar adelante su idea me parece loable. El problema es que últimamente se oyen demasiados nombres conocidos… Que de indie tienen poco.

    Sí, seguramente las grandes compañías no se lanzarán a él. Pero siempre está la tentación.

    Que hay cauces… No lo dudo. Pero también los hay en la vida diaria y no significa que vaya a salir todo bien.

    Claro que los videojuegos son un producto de lujo. Por eso mismo me resulta tan sorprendente que se consigan casi 3 millones de dolares para cosas de este tipo ( puede que no sea una cantidad elevada, pero tio son 3 millones de dolares! ). Evientemente el que tiene dinero no sufre la crisis y si quiere se gasta lo que le parece en financiar cualquier cosa. Pero que con un producto de lujo se consigan estas cantidades… No sé si realmente entiendes lo que quiero decir…

    Esta claro que hoy día tener una idea ya no es lo mas importante. Si no tienes financiación te puedes olvidar. Quizá el clima de desconfianza ante todo nos esté haciendo, al menos a mi, desconfiar de toda iniciativa. Puede que sea injusto. El tiempo lo dirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Enlaces a esta entrada

  1. Bitacoras.com 30 septiembre 2012

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información